Uso de cookies

Este sitio web solo utiliza cookies técnicas propias obligatoras con la finalidad de hacer que su navegación sea segura.
Asimismo, utiliza cookies de terceros opcionales para hacer análisis estadístico de las visitas a la web y conocer su usabilidad.
Si desea más información o cambiar la configuración de su navegador, puede visitar nuestra Política de Cookies.
Pulse el botón "Rechazar cookies opcionales" o "Aceptar todas las cookies" para confirmar que ha leído y aceptado la información aquí presentada.

Iniciativas innovadoras en materia de finanzas sostenibles (2/2): ejemplos nacionales

8 de marzo de 2021

Marzo de 2021
 
Si la anterior edición de los Textos con Sentido acreditó que el de las finanzas sostenibles es un espacio en constante evolución de la mano de algunas de sus innovaciones más recientes a escala internacional, en esta ocasión vamos a poner el foco en una serie de iniciativas de especial valor impulsadas desde España.
 
En el ámbito de la inversión, Cofides, la Compañía Española de Financiación al Desarrollo, ha presentado recientemente su Fondo Huruma: un vehículo de impact investment para brindar financiación a pequeños agricultores de zonas rurales de Latinoamérica, Caribe, África Subsahariana y Asia. Se trata del primer proyecto de blending de la entidad, en tanto que combina capital privado y público. Gestionada por Gawa Capital, el fondo ha contado con una aportación inicial a pérdidas de 10 millones de euros desde la Comisión Europea, una emisión de deuda de 20 millones con cargo al Fondo para la Promoción del Desarrollo y 90 millones a través de capital privado. Cofides espera que, mediante su actividad, Huruma contribuya a que 45.000 agricultores puedan salir de la pobreza y contribuir de forma activa a la competitividad de sus economías emergentes de procedencia.
 
En el ámbito de las entidades de crédito, el pasado mes de julio BBVA realizó una emisión de 1.000 millones de euros mediante un bono contingente convertible en acciones. Este fue el primer ‘coco’ verde de la entidad: el nombre que reciben estos instrumentos híbridos, con elementos de deuda y capital y cuya principal característica es que pueden convertirse en acciones si la ratio de capital de máxima calidad desciende por debajo de un determinado nivel. En esta ocasión, el banco español lo destinará a proyectos sostenibles en, entre otros ámbitos, energías renovables.
 
Por su parte, el año pasado CaixaBank firmó el primer contrato de factoring sostenible de España con Siemens Gamesa, caracterizado por la inclusión de criterios de sostenibilidad en su política de precios. En virtud del mismo, Siemens podrá acceder a condiciones más ventajosas para la financiación a corto plazo de su actividad de fabricación y venta de aerogeneradores en función de la calificación en sostenibilidad que realice una consultora externa, y que considerará tanto aspectos ambientales, como sociales y de gobierno corporativo.
 
Por último, Santander también ha mostrado su talante innovador en el ámbito de las finanzas sostenibles en 2020 mediante dos iniciativas punteras en nuestro país. Por un lado, la creación de un sello para calificar la sostenibilidad de empresas de hasta 50 millones de facturación, con el aval independiente de AENOR, mediante un proceso sencillo y 100% digital y que ayudará a este rango de empresas a obtener un rating y un informe personalizado con planes de mejora. Y, por otro, su colaboración con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y la Comisión Europea para poner a disposición de particulares una nueva línea de financiación para llevar a cabo reformas orientadas a mejorar la eficiencia energética de hogares, que brinda un marco flexible para financiar hasta a 8 años cantidades de hasta 100.000 euros.
 
Del lado gubernamental, en abril de 2020 la Comunidad de Madrid realizó su primera emisión de bonos neamente verdes, que suscitó tanta demanda que el gobierno autonómico lo amplió finalmente de los 500 millones previstos originalmente a 700, aportados por 170 inversores de los cuales un 61% fueron además de origen extranjero.
 
Por lo que respecta al sector asegurador español, su carácter no solo innovador sino también solidario quedó ampliamente acreditado el año pasado con el lanzamiento de un seguro de vida gratuito con el que proteger a más de un millón de trabajadores de centros sanitarios y residencias implicados en la lucha contra la COVID-19. El seguro cubre desde el 14 de marzo de 2020 hasta el próximo 31 de marzo de 2021 tanto el fallecimiento por causa directa de la pandemia como un subsidio para profesionales hospitalizados. Esta póliza colectiva ha sido suscrita por UNESPA con 38 millones de euros aportados por 109 aseguradoras.
 
El sector asegurador también ha demostrado su apuesta por las últimas tendencias en finanzas sostenibles en 2020 con la popularización de los seguros unit-linked con componentes de sostenibilidad. En total, estos seguros, caracterizados por la asunción del riesgo de la inversión por parte del tomador, aumentaron su patrimonio bajo gestión en nuestro país en un 12,5% al cabo del año, hasta superar los 16.000 millones de euros.
 
Tras compendiar en los dos últimos Textos con Sentido de Finresp las iniciativas más innovadoras en el ámbito de las finanzas sostenibles dentro y fuera de nuestras fronteras, desde el Centro de Finanzas Responsables y Sostenibles de España encaramos la recta final para la presentación de un proyecto sobre innovación sostenible que haremos público muy pronto a través de nuestros canales habituales.

 ha